Aceites Esenciales

IMG_2795.JPG

Los aceites esenciales son una mezcla de sustancias aromáticas producidas por muchas plantas. Están presentes en forma de minúsculas gotas en las hojas, en la piel de la fruta, en la resina, en las ramas o la madera. Por ejemplo en las flores (jazmín), en las hojas (salvia), en los frutos (naranjo), en las semillas (hinojo), en la resina (incienso), en la corteza (canela) o en la raíz (angélica). Los aceites esenciales, llamados también aceites volátiles, etéricos o esencias, son la fuerza vital de la planta

Estos aceites son olorosos y muy volátiles, es decir, que se evaporan rápidamente al entrar en contacto con el aire. Tienen una química compleja, pero en general son una mezcla de terpenos, alcoholes, aldehídos, ésteres, etc. Son solubles en los aceites y en el alcohol e insolubles en el agua y son inflamables.

Los aceites esenciales se han utilizado a lo largo del tiempo desde 4.500 años antes de Cristo. A través de los perfumes y los aromas agradables para embalsamar y con fines medicinales, se han utilizado en la vida diaria durante siglos. En los tiempos modernos la investigación muestra que los aceites esenciales puros pueden aportar beneficios similares a los que aportan a las plantas a los humanos y a los animales. 

Desde un punto de vista filosófico la esencia de una planta podría ser la Conciencia de la misma, es decir: LA IDENTIDAD BÁSICA, su ALMA.

Las cualidades de los aceites esenciales varían en función del tiempo de recogida, del tipo de suelo, procedimiento de extracción y de conservación. No existen dos plantas con el mismo perfume y la esencia representa en cierto sentido la “personalidad” de la planta, que como ser vivo que es, será única e irreproducible. La esencia lleva en sí misma la huella del vegetal del que procede, y si es pura se presenta extremadamente concentrada. Sin embargo, a menudo son adulterados con alcohol, aceites o esencias de valor inferior cuando no se trata de sustancias sintéticas. A ello hay que sumar el difícil reconocimiento de las adulteraciones.

Los aceites esenciales pueden ser simples, mezclas o sinergias:

  • Aceite esencial simple: Un aceite esencial simple es el aceite esencial que proviene de una sola planta. Por ejemplo: lavanda, menta, limón, árbol de té...

  • Mezclas personalizadas: También podemos hacer nuestras propias mezclas personalizadas, dependiendo nuestra necesidad.