Aceites esenciales puros, naturales e integros

The%20Earth%20and%20I_edited.jpg

Los aceites esenciales son extractos botánicos aromáticos y concentrados que se obtienen mediante la destilación al vapor, el prensando en frío o la extracción de la resina.

Los aceites esenciales son:

  • Fitocomplejos: un conjunto de principios activos (moléculas) que actúan de forma coherente, sinérgica.

  • Lipófilos: tiene afinidad por las grasas

  • Liposolubles: sólo se disuelve en grasa

  • No untuosos: a diferencia que los aceites vegetales, los AE no son grasos.

  • Volátiles: se evaporan rápidamente al entrar en contacto con el aire.

La clave para producir un aceite esencial de calidad es que el aceite conserve la mayor cantidad posible de compuestos aromáticos. Un aceite esencial de calidad podría beneficiar o ayudar con problemas de salud de forma natural y sin efectos secundarios.

Hay muchas calidades de aceites esenciales. La mayoría de aceites esenciales que podemos comprar hoy en día en el mercado no son de gran calidad y de ahí, también que sean tan baratos.

Los aceites esenciales de calidad son:

  • 100% NATURAL: Debe estar libre de herbicidas y otros agroquímicos puesto que estos podrían reaccionar con el aceite esencial durante la destilación y producir compuestos tóxicos.

  • 100% ÍNTEGRO: Han tenido una destilación completa para recoger la totalidad de las moléculas aromáticas, no solo las moléculas que son más abundantes. Se tienen que destilar a presión y temperaturas bajas en cámaras de cocción de acero inoxidable. (Hay que evitar el contacto con metales químicamente reactivos como el cobre o el aluminio, ya que destruyen los compuestos aromáticos frágiles.)

  • 100% PURO: Debe estar exento de cualquier añadido de aceite vegetal añadido, de otro aceite esencial bioquímicamente similar o de imitaciones sintéticas.

  • No están adulterados (no tienen nada añadido, es 100% aceite esencial).

  • No caducan.

 

Calidades inferiores de aceites esenciales:

  • Tienen pesticidas, herbicidas, fungicidas, alcohol.

  • Puede que esté etiquetado como aceite esencial puro, pero solo contenga una pequeña cantidad de aceite esencial, el resto son aceites vegetales o sintéticos añadidos para producir mayor cantidad. Por lo tanto es un aceite adulterado.

  • Calidades inferiores de aceites esenciales.

  • Tienen fecha de caducidad en la etiqueta.

  • No se pueden ingerir.

  • Es un derivado/subproducto de la destilación. ¡El precio dice mucho! Son aceites baratos.

Importancia de la calidad

La pureza de un aceite esencial es la garantía de su eficacia. Para que sean plenamente eficaces, las plantas deben proceder de lugares de cultivo favorables y haber sido recolectadas, preparadas y conservadas con atención. A menudo los procedimientos que se utilizan no son los adecuados y correctos para la extracción de toda la potencia de los aceites esenciales y por consiguiente podemos encontrar a la venta aceites esenciales que en realidad no recojan todas las propiedades curativas.

Por ejemplo, el proceso de obtención del aceite esencial de ciprés es una destilación a baja presión. La temperatura no debe ser excesiva y la destilación debe ser lenta, con la finalidad de preservar el máximo de componentes activos del aceite esencial. Estos componentes son los que contribuyen a su especial efecto aromático y a su poder curativo y sanador.

Cada aceite esencial debe destilarse a una velocidad y temperatura diferentes. Si un aceite esencial se destila muy rápido, a alta presión y temperatura, algunos de sus preciosos componentes, se perderán completamente. Por lo tanto, es importante remarcar que no son todos los aceites esenciales son iguales. ¿Cómo es posible defenderse de las alteraciones para poder practicar una aromaterapia auténtica? Desafortunadamente no existen reglas fijas. Una precaución sencilla es la de comprobar si la esencia puede tomarse por vía oral (en caso contrario, es muy posible que se trate de una imitación).

Muchos aceites que se intentan vender como aceites esenciales se obtienen mediante químicos, están diluídos o se copian y se producen en un laboratorio. De las copias baratas se obtienen resultados baratos y tienen el potencial de ser tóxicos. Por lo tanto es imperativo tener un gran cuidado en elegir aceites esenciales de alta calidad.